Síguenos

Chimenea-y-colgador

Cuando se dispone de una chimenea, raro es que no se caiga en la la tentación de poner a secar algo cerca de ella. Esos calcetines mojados después de una caminata bajo la lluvia, o quizá las zapatillas de casa necesiten calentarse un poco, que los resfriados, dicen, entran por los pies.

También se puede utilizar para mantener calentitas las castañas asadas mientras las comemos en familia. Mientras escribo esto, el recién llegado otoño se me está quedando en nada… el calor de la chimenea me hace desear los fríos del invierno.

Este colgador está hecho de manera artesanal con antiguas bobinas de hilar embutidas en un listón de madera. La idea encaja bien en una embocadura sencilla y rústica como esta, no tanto en una chimenea clásica o moderna. Sea como sea, de esta manera resistirse a la tentación será muy difícil.

Vía | Design Sponge

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario