karim rashid

En estudios y pisos muy pequeños a veces hay que renunciar a pequeños placeres como el de un sillón cómodo y personal en el que leer o relajarse por las tardes.

¿La razón? Pues que estos suelen requerir mucho espacio, y no sólo me refiero al físico, sino a que para introducir una de estas piezas tenemos que crear un rincón adecuado que muchas veces no podemos permitirnos.

Dragonfly te ayuda a reducir este problema. Es un silla que con un sencillo mecanismo se transforma en un sillón muy cómodo sobre el que recostarse para una siesta o descansar.

¡Vótalo!

Editores 9,5

Comunidad 0

Actividad de la comunidad