Hazlo tú mismo: ponle una puerta al Ratoncito Pérez

Sigue a

La puerta del ratoncito Pérez

¿Qué os puedo decir? Me encanta jugar con la decoración, sobre todo cuando se trata de habitaciones infantiles. Sé que mi compañero Minue me va a matar por esto ya que va en contra de todas las reglas del minimalismo, pero me ha encantado el proyecto de la blogger Kate Benbow que instaló en el cuarto de su hijo una puerta para facilitarle el trabajo al Ratoncito Pérez.

Si os animáis a jugar con vuestros peques, solo necesitaréis una puerta de casa de muñecas de las que venden en jugueterías, pintura del mismo color que la pared (o de un color chillón si queréis que el peque se entere en seguida de este nuevo elemento en su cuarto), cinta adhesiva de dos caras o blutac y los accesorios que queráis ponerle a este nuevo inquilino. Pintad la puerta, ponedle un pomo si queréis (tengo entendido que se venden por separado) y esperad a que vuestro peque encuentre la sorpresa.

Puerta Ratoncito Pérez

Estas puertas se pueden instalar incluso encima de un rodapié con una mini escalera para que el Ratoncito pueda subir con facilidad. Además podéis comprar o pintar una boca de buzón para dejarle las mini cartas. ¿No os parece una cucada? Así cuando se caiga el próximo diente, habrá una puerta para el Ratoncito Pérez.

Imágenes vía | Kate’s Creative Space
En Decoesfera | Habitaciones infantiles

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario