Sigue a Decoesfera

Imagen de FreeCat en Flickr

No hace tanto que hemos guardado las toallas de ir a la playa, y ya estamos inmersos en el otoño. Esta estación nos lleva irremediablemente a la fiesta de Halloween, y cuando llegue, habrá quien nos pida que le decoremos una calabaza terrorífica, con sus dientes mellados y su halo de misterio. Para que la operación sea satisfactoria, vamos a ver cómo podemos hacer una calabaza de Halloween.

Primero tenemos que conseguir una buena pieza, de gran tamaño a ser posible; de esta manera lucirá más y será más fácil recortar la cara. Para ello daremos una vuelta por el mercado de verduras, aunque este no es el único lugar donde encontrarlas, ya que en estas fechas los centros de bricolaje y los viveros se apuntan a la fiesta y ofrecen calabazas, eso sí, bastante caras. También puede que algún amigo huertano tenga algún buen ejemplar que nos pueda ofrecer gratis en aras de la buena amistad…

Una vez que tengamos nuestra calabaza delante, la lavaremos suavemente y la secaremos con un paño. Con un cuchillo afilado y mucho cuidado, cortaremos la tapa superior, reservándola.

Con un cuchillo pequeño, dibujaremos el contorno a vaciar, dejando dos centímetros de margen para que la corteza resulte sólida y no se resquebraje. Dependiendo de la dureza de la carne podremos utilizar una cuchara para ir vaciando el interior, pero si está muy dura, utilizaremos un sacabolas. Sería una pena no aprovechar el contenido, con el que podemos hacer un buen puré, una tarta u otras recetas a base de calabaza. Para ello, trabajaremos con limpieza y dispondremos un recipiente en el que ir depositando la carne de calabaza.

Imagen por Joe Crawford en Flickr

Una vez que la cucurbitácea esté vacía, dibujaremos una plantilla en papel con los ojos, la nariz y la boca. De esta manera evitaremos realizar dibujos directamente sobre la calabaza, escogiendo el diseño que consideremos definitivo. Entonces lo calcaremos sobre ella y lo iremos recortando con un cúter.

Tradicionalmente, las calabazas de Halloween se iluminan con una vela, y esta es una estupenda opción, ya que el baile de la llama da un carácter especialmente misterioso al conjunto; pero también se puede optar por una iluminación artificial, introduciendo en el interior una pequeña guirnalda de las que se utilizan en Navidad.

Una vez escogida la iluminación, volvemos a colocar la parte superior que habíamos cortado y reservado, y nos prepararemos para fingir miedo, mucho miedo…

Imágenes vía | FreeCat en Flickr, Joe Crawford en Flickr
En Decoesfera | Ideas para decorar en Halloween

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

13 comentarios