Espacios que inspiran: un dormitorio masculino para amantes de los viajes marinos

Sigue a

Dormitorio marino muy masculino

Cuando cuento que escribo para Decoesfera, tengo muchos amigos que me dicen que es un blog “para chicas” cuando lo cierto es que entre nuestros lectores hay una mayoría de hombres. Esto es debido a que la decoración, más que “femenina” o “masculina” suele ser “bonita”, “fea” o “ni fu ni fa”. En mi mente, clasifico las habitaciones de femeninas o masculinas en función de qué clase de objetos adornan la estancia, y el dormitorio que hoy os quiero enseñar me pega más como casa de un hombre que de una mujer aunque veamos unas flores en la mesilla.

Eso sí, este dormitorio está habitado por un amante de los viajes por mar, como vemos en el gran cuadro que adorna el cabecero, así como en los muebles de inspiración marítima, muy similares a los que encontrábamos en los camarotes a principios del siglo pasado. Este dormitorio está dividido en dos ambientes mediante un panel deslizable, que separaría por un lado la cama del escritorio y el sofá, por lo que, aunque en el blog original no lo especifican, yo me lo imagino en un hotel.

Dormitorio marino

Toda la habitación está impregnada de un estilo sobrio, reforzado por la madera que va del suelo al techo, donde una lámpara poliédrica completa la parte de dormitorio. La verdad es que luz no ha de faltar al que duerma aquí ya que tenemos tanto la lámpara grande del techo como pequeños focos y apliques a ambos lados de la cama, que junto con las ventanas, nos dan una idea de gran luminosidad.

Tras el escritorio vemos un mural de piedras que sustituye a la madera que habíamos visto en la parte de la cama, y por último tenemos la zona del sofá con unas estanterías en puente que completan este “camarote”. Observad cómo cada espacio tiene su propia personalidad y han adoptado de manera diferente el estilo marinero para lograr diferentes estéticas.

Si os soy sincera, a mí esta habitación no me acaba de convencer, ya que esos muebles son demasiado oscuros para mi gusto y con tantos recovecos tienen pinta de no ser fáciles de limpiar. Yo habría prescindido de la madera en las paredes o habría optado por unos muebles más livianos, siguiendo el ejemplo de las mesillas, que parecen flotar.

Imágenes vía | Stylish Eve
En Decoesfera | Puertas abiertas: un dormitorio pequeño y masculino

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios