Sigue a

Decorar con vestidos puede ser divertido.

En Decoesfera ya vimos que un kimono en la pared podía darle un toque distinto a cualquier habitación. Hoy os traigo varios ejemplos de cómo un vestido puede ser más bonito incluso que un cuadro o que un vinilo. Los vestidos en el muro son una pieza inesperada y divertida.

En las fotos que acompañan a este post podemos ver cómo para mostrar un vestido en la pared los podemos colgar de las mismas perchas que tenemos en el armario. No olvidéis luego prender la falda para que no caiga a plomo hacia abajo, ya que le dará un aire distinto a la habitación.

En otra de las imágenes que acompañan a este post, también podéis ver cómo queda un vestido enmarcado, como una pieza de arte nueva. Aquí podéis, bien ponerle un cristal por encima o directamente sin cristal.

La verdad es que esta idea me parece muy buena para aprovechar los trajes que se te han quedado estrechos o anchos, o si tenéis un vestido que os merece la pena conservar, ya sea porque os trae buenos recuerdos, porque sea un traje de diseño o porque es tan bonito que lo queréis tener siempre a la vista.

Otro detalle que me parece chulo es colgar un traje de niño, como tenéis en otra imagen de la galería, ya que no ocupa mucho espacio en la pared y también le da un toque vintage si elegís uno que sea antiguo. Además es más fácil de limpiar que otras piezas decorativas, porque se puede lavar en la lavadora o llevarla al tinte. ¿Alguno lo habéis intentado?

Ver galería completa » Decorar con vestidos (5 fotos)

Imágenes vía | Apartment Therapy
En Decoesfera | Una buena idea: un kimono para decorar

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario