Un comedor en la cocina con un toque mandarina

Sigue a

office-naranja-estor.jpg

Lo que más echo de menos desde que tengo niños es una cocina grande, como la de las casas antiguas. Ya sé por vuestros comentarios, que a muchos de vosotros os horrorizan las cocinas grandes antiguas de techos altos y mobiliario vintage, pero en mi casa era el cuartel general, donde lo mismo hacías los deberes que jugabas al palé las tardes de lluvia y donde han empezado y terminado las mejores fiestas.

Así que sufro mucho con esta cocinita pequeña donde cuando desayuna la familia entera hay que tener cuidado de que no te metan un codo en el ojo. En esta han aprovechado un hueco grande de la cocina para instalar un comedor de diario Una idea estupenda ya que es como los antiguos office, pero sin cristalera.

office-naranja.jpg

Se trata de una cocina en Suecia, donde, por razones obvias, la luz es un bien escaso. Grandes ventanales le dan una luminosidad tan importante para cocinar y el suelo de madera consigue que el ambiente sea cálido.

El decorador ha optado por mantener las paredes blancas, para que reflejen la luz, así como el resto del mobiliario, dando el toque de color mandarina a las sillas.

Los estores tienen un precioso estampado en el mismo tono y son de la firma textil francesa Nobilis. Los asientos se han mantenido blancos, ya que tapizarlos del mismo estampado que los estores habría quitado importancia al mandarina fluor de las sillas.

En la isla de la cocina en el primer plano se encuentra una jarra de cristal, al igual que la lámpara del comedor, con las burbujas de un juego diseñado por Patricia Urquiola para la firma sueca Oscar & Clothilde, una empresa que crea objetos para personalizar cada ambiente de la casa.

¿Os gusta el contraste del blanco radiante y el naranja fluor?

Más información | Oscar&Clothilde, Skonahem, Nobilis
En Decoesfera | Una cocina tradicional sueca en rojo y blanco

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario