Síguenos

Un salón con toques de morado.

Hace casi un año compartía por aquí unas reflexiones sobre los pros y los contras dedecorar en morado. Hoy vuelvo a la carga para comentar varios ambientes en los que se ha elegido este tono como predominante en la decoración. El violeta es una apuesta arriesgada que no siempre sale bien, pero cuando lo hace puede dar unos resultados espectaculares.

Un ejemplo del uso de este color sin arriesgar demasiado lo tenemos en la imagen que encabeza este post. El morado está tanto en el sofá como en el cuadro, pero la pared y el resto de cosas son de otros colores, por lo que no destaca especialmente dentro del ambiente más allá de por el tamaño del sofá.

Un salón morado.

En el salón que hay sobre estas líneas se ve que han ido a por todas con el violeta. Las paredes, las cortinas e incluso algunos complementos son de ese color, dando un toque uniforme y algo sombrío en mi opinión a la estancia, por mucho que entre luz a raudales por el ventanal. Un gran acierto del decorador ha sido romper el tono dominante mediante los sillones marrones claros aunque yo también habría puesto de otro color la mesa, ya que en cristal apenas se ve.

Un dormitorio morado.

El morado me parece a mí un color perfecto para los dormitorios ya que proporciona la calma y el sosiego necesarios para coger bien el sueño. En el dormitorio que veis, han elegido un papel para la pared en distintos tonos de púrpura y lo han contrastado con la otra lisa del todo. Tal vez yo no lo habría puesto además en las sábanas, cojines y edredones, pero eso es muy personal.

Salón en tonos morados.

En este salón se ha optado también por una vía intermedia. Tenemos el morado en las cortinas y tonos rosas en otros complementos, pero el color predominante sería el blanco de las paredes o el amarillo de las sillas. Yo creo que este es uno de los comedores más bonitos que hemos enseñado por aquí, ya que sin renunciar a la modernidad, se han unido formas clásicas y de diseño actual para formar un ambiente único y colorido.

Un techo morado.

Por último, quiero que veáis esta cocina tan original, en la que lo que más destaca es el techo violeta. Como el resto de la estancia es blanca, no agobia en absoluto, pero yo os diría que si queréis imitar este look, tened cuidado porque un color tan oscuro puede dar la sensación de que los techos están demasiado bajos. Fijáos cómo han repetido la tonalidad tanto en las flores de la mesa como en el cuadro de la pared. Yo creo que los dueños de esta casa tienen mucho estilo, ¿no os parece?

Imágenes vía | Apartment Therapy
En Decoesfera | A favor y en contra del morado en la pared

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios