Sigue a Decoesfera

richar-saja-The-Proposition

Una de las discusiones que casi da al traste con los primeros meses de mi vida en pareja, fue mi terquedad a la hora de elegir para el dormitorio un bouti de Toile de Jouy.

El cambio de novio a marido trajo una serie de dificultades que empezaron por la elección de textiles. Mientras yo creía y sigo creyendo que la tela más francesa del mundo, oriunda de Versalles, combinada con el estilo inglés, resulta impecable, mi flamante recién estrenado marido la tachó de casposa. Finalmente sólo pusimos pequeños toques, como los almohadones, el boutí y alguna cosilla más y lo que creo ahora es que si hubiéramos conocido antes a Richard Saja, no habría habido ninguna discusión.

Richard Saja es un bordador. Así sin más, con la paciencia de antaño hilos de seda y algodón de mil colores y armado de agujas, ha revolucionado el mundo de la Toile de Jouy.

richard-saja-freak-detail.jpg

En su pequeño estudio en Queens, Nueva York, Saja refunde personajes de la tela, cosiendo una cresta, barbilla, el pico y la cola a una mujer alimentando a un gallo, por ejemplo, o que corona la cabeza de un niño pequeño con una cresta multicolor. Se ha convertido en el creador de amantes cortesanos en payasos y los hombres monstruosos bailando coloreados en verde musgo.

richard-saja

Un largo camino que le llevó a realizar una colección limitada de almohadones para la firma francesa de moda de Christian Lacroix, un sombrío negro y blanco que daba la impresión de unas ruinas romanas en Arles, donde creció Lacroix, con turistas cosidos de plumas como si de familiares de Big Bird se tratara. Y llama la atención la repetición de un hombre, cuya piel va cosida en cada representación con un hilo de color diferente.

Y unos espectaculares paneles Sideshow!, que cuenta con un extraño paisaje de siameses, artistas de circo y jirafas de dos cabezas. “Uno tiene que tomar una mirada más cercana, para pasar el tiempo con la tela, con el fin de desentrañar lo que está pasando”, dice.

richard-saja-detalle-columpio

Su Quilt Diversity, que forma parte de la colección permanente del Museo Shelburne en Vermont es uno de varios proyectos en que los bordados de las telas brillan en la oscuridad, se trata de un simpático guiño a su infancia:

Mi abuelo y yo solíamos armar kits de monstruos que vienen con dos juegos de rostros, manos y pies, uno gris y otro que brillan en la oscuridad. El hilo me da mi dosis de color, incluso cuando las luces se apagan.
.

richard-saja-swing-

¿Que os parece la manera de reinterpretar la clásica Toile de Jouy?

Mas información | Historically Inaccurate
En Decosfera |Textiles bordados, detalles que marcan la diferencia

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario