Sigue a

Limpieza de sofás, alfombras y moquetas

¡Qué pereza da limpiar! Es una de esas cosas que es difícil que le guste a nadie. Yo lo hago mientras trato de despejar la mente cuando me canso de escribir o diseñar, pero cuando toca dedicarle un día a fondo, me levanto de muy mal humor. En nuestro especial de limpieza vamos a intentar daros trucos y consejos para que mantener la casa como los chorros del oro no se convierta en un suplicio. Para empezar, aquí tenéis una pequeña guía para la limpieza de sofás, alfombras y moquetas.

Limpieza de sofás

Sin duda, los sofás son los reyes de la casa. Pasamos gran parte del día sentados en ellos, ya sea viendo la tele, durmiendo la siesta, navegando por internet con el portátil sobre las piernas o incluso comiendo frente al televisor.

Ya lo decía Yoda, un gran uso conlleva una gran limpieza —¿No era así?— así que limpiar los sofás debe de estar entre nuestra lista de tareas habituales. Normalmente bastará con un pequeño cuidado semanal, al que añadiremos un repaso a fondo cada cierto tiempo.

Dentro de la limpieza de sofás, convendría distinguir entre la limpieza de sofás de cuero y la limpieza de sofás de tela, pues se trata de dos materiales que requieren cuidados muy diferentes.

Limpieza de sofás de cuero

Limpieza de sofás de cuero

Los sofás de cuero son mi preferidos porque su limpieza es muy sencilla. Normalmente, con pasarles un trapo húmedo cada semana, para quitarles el polvo, es más que suficiente. Si alguna vez encontramos una mancha resitente, con una toallita de bebé con crema hidratante, resolveremos el problema.

Tan sólo hay que tener cuidado con las manchas de grasa y los líquidos como el vino o las salsas. Hay que absorberlas rápidamente con papel de cocina o una esponja, pasando luego una toallita. Si dejamos que se filtren en la piel, tendrá difícil solución.

Las manchas de tinta también son un poco complicadas. Pasa un poco como cuando te apuntas algo a boli en la mano, que no es fácil de quitar. Con un poco de agua y jabón se irá con facilidad, y si se resiste, hay que usar una pequeña dosis de alcohol.

Limpieza de sofás de tela

Los sofás de tela son mis archienemigos. Aunque es cierto que existen nuevas telas con tratamientos que repelen la suciedad, su limpieza siempre me ha traído de cabeza.

Limpieza de sofás de tela

Para el día a día, lo mejor es utilizar el aspirador. De esa manera quitaremos el polvo que se haya ido acumulando, así como las pequeñas migas o restos de comida. Para una limpieza más a fondo, lo adecuado es lavar las fundas —si es que es posible— o utilizar un máquina de limpieza al vapor si el tejido lo permite.

En el caso de las manchas líquidas y de grasa, hay que actuar con celeridad. Lo primero es absorberlas, sin restregar —como si fuera una mancha en una camisa— y después tratarlas, ya sea con un poco de agua y jabón o un limpiamanchas en seco si se trata de una tela más delicada.

Limpieza de alfombras y moquetas

La limpieza de alfombras y la limpieza de moquetas es bastante similar. Lo más importante en estos casos, aunque suene absurdo, es intentar no manchar. Para ello, es crucial no pisar las alfombras ni las moquetas con zapatos o zapatillas, así como andar con cuidado con líquidos y comidas.

Para su mantenimiento habitual, lo mejor es una buena aspiradora con filtro anti-ácaros. Lo ideal es pasarla cada poco tiempo, para que no se acumule mucho polvo, por lo menos una vez a la semana, aunque lo recomendable es un par de veces por semana.

Limpieza alfombras y moquetas

En cuanto al tratamiento de las manchas puntuales, veamos como tratar cada una de ellas:

  • Los líquidos y manchas grasientas los absorberemos con un paño de microfibra o una toalla de papel, para después aplicar un poco de agua y jabón o un limpiamanchas en seco.
  • La comida hay que retirarla rápidamente, para que no impregne las fibras del tejido.
  • El barro, fruto de haber entrado con las botas en casa tras un día de lluvia, conviene limpiarlo una vez seco, ya que podemos reducirlo a polvo y luego cepillarlo y aspirarlo.
  • La cera hay que endurecerla para luego poder quitarla a trozos. Posteriormente pasaremos la plancha sobre un papel absorbente para retirar la cantidad restante.

Para la limpieza a fondo, podemos contratar a una empresa especializada en limpieza de alfombras y moquetas, aunque también podemos comprar o alquilar una máquina de limpieza al vapor, que puede ayudarnos a realizar un cuidado más a fondo.

Espero que os haya resultado interesante esta guía para la limpieza de sofás, alfombras y moquetas. Seguro que muchos tenéis vuestros propios trucos, así que os invito a compartirlos con nosotros en los comentarios.

Imágenes | Roche Bobois y Rex Roof en Flickr
En Decoesfera | http://www.decoesfera.com/tag/limpieza“>Especial Limpieza en Decoesfera

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios