Diario de a bordo: aplicamos aceite protector al suelo de la terraza

Síguenos

Suelo de madera de ipe

Al final de la primavera pasada pude por fin realizar una pequeña obra en casa que tenía en mente desde hacía años: poner suelo de madera en la terraza. Uno de los temas que pusieron freno a su realización durante tanto tiempo, fue el posterior mantenimiento. La madera tropical necesita de un tratamiento con aceite protector cada cierto tiempo, para garantizar su protección y mantener un buen aspecto.

La perspectiva de pasar un largo tiempo tirada en el suelo brocha en mano, a mis lumbares y a mí no nos apetecía mucho. Pero a lo hecho pecho, y una vez instalado el suelo y pasado el verano, llegó el momento de aplicar una mano de aceite para maderas exóticas. Lo que tenía claro es que no me iba a dejar la espalda en el intento, así que busqué la manera de realizar esta operación de la manera más cómoda posible.

Trabajo a medio realizar

Antes de nada, realicé una buena limpieza con agua y jabón para eliminar la suciedad. Lo hice con una escoba que se acopla a la manguera y distribuye el jabón a la vez que cepilla, pero con una fregona de microfibra se puede limpiar perfectamente.

Una vez limpio el suelo, y antes de continuar con el trabajo, comprobé que la madera estuviera completamente seca y preparada por fin para aplicar el aceite.

Limpieza y aplicación

Para ello busqué las herramientas adecuadas, y tan solo con una bandeja para pintura, un palo de escoba y un pequeño rodillo de espuma, pude aplicar el aceite sin apenas cansarme. En primer lugar, encajé bien el rodillo en el palo de escoba. Para que quede pegado no es necesario que tenga rosca, basta con poner un papel de cocina alrededor del extremo del palo, y encajar el mago del rodillo, así no se saldrá del sitio por mucho que lo manipulemos.

Materiales

Como podréis ver en las imágenes, no hay más que ir vertiendo pequeñas cantidades de aceite en la bandeja, mojar el rodillo, escurrirlo, e ir pasándolo por el suelo. Es muy importante escurrir bien el aceite, para poder extenderlo sin que chorree. Según vamos pasando el rodillo, la madera va absorbiendo el producto, por lo que será necesario insistir para que quede bien distribuido.

Aplicación con rodillo de espuma

Normalmente aconsejan pasar un paño veinte minutos después de haber dado el aceite, aunque tengo que confesar que en mi caso no ha sido necesario, ya que evité impregnarlo en exceso y preferí dar varias capas finas a medida que este era absorbido por la madera. Pero en caso de que sea necesario, no hay más que reservar otro rodillo, limpio y seco, que eliminará el eventual exceso de aceite.

Ya puedo respirar tranquila, seguro que cuando el suelo comience a necesitar tratamiento de nuevo, la pereza no me va a consumir, ya que en poco tiempo y sin doblar la espalda, lo tendré listo.

En Decoesfera | Diario de a bordo

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

6 comentarios