Síguenos

Salón viajero

Creo que estamos todos de acuerdo en que la decoración, si es buena, deja traslucir nuestra personalidad en cada uno de los pequeños detalles que llenan nuestra casa. Hoy os traigo un salón para amantes de los viajes en el que se ha optado por la vía del minimalismo pero que destila personalidad a raudales.

Nada más entrar en él lo primero que vemos es el mapa mundi que se ha colocado encima del sofá. Es un mapa de esos que hay en los colegios y se ve algo gastado pero me encanta por cómo habla de unos dueños que lo han usado, que han mirado y remirado hasta encontrar los lugares que querrían visitar en sus próximos viajes.

Otro punto fuerte de este ambiente es el sofá con chaise longue oscuro que atrae nuestra mirada de una manera irresistible. Observad cómo delante de él se ha colocado una mesa de té tipo árabe, de las que tienen por encima una bandeja y que probablemente hayan rescatado los dueños de alguno de los viajes en los que han cruzado el mundo. Fijáos cómo la mesa y el sofá crean un solo ambiente gracias a la alfombra que hay en el suelo que agrupa los dos elementos, a lo que hay que sumarle las maletas tipo retro (no sabría deciros si son nuevas o antiguas solo viendo esta imagen).

La escalera junto al sofá, aunque para mi gusto está un poco separada de él para crear un conjunto y que no quede tan desangelada. Esta escalera nos crea una nueva zona dentro del salón que sería el rincón de lectura, ya que se complementa con la butaca. El detalle de la mantita colgando de la escalera me ha robado el corazón, ya sabéis que cuando te sientas a leer es muy fácil quedarte frío.

Un salón viajero

En la imagen que tenéis sobre estas líneas podéis ver la segunda parte del rincón de lectura, con la estantería de esas que hay en casas de nuestros abuelos y con la visión del rincón completo con la alfombra tipo persa. Tal vez yo aquí habría apostado por una estantería más alta en la que alojar una gran colección de libros ya que la estancia es bastante grande, pero ya sabéis que cada uno tiene un gusto diferente.

El gran fallo de este ambiente que a primera vista me ha encantado es la lámpara. Yo con estas piezas habría apostado por una lámpara vintage parecida a un quinqué por ejemplo o algo menos recargado que esta que tenemos sobre estas líneas. También habría aprovechado para llevar un poco más allá el look viajero y habría colocado tal vez máscaras tribales o recuerdos de las ciudades visitadas como fotos o pósters. ¿Vosotros tenéis un rincón para los viajes en vuestra casa?

Imágenes vía | Alvhem
En Decoesfera | Puertas abiertas: dormitorio de un viajero

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios