Sigue a

Sofá Yin-Yang de Roche Bobois

Los sofás son esa pieza de casa que nos trae a muchos por la calle de la amargura en lo que a limpieza se refiere. Cuando los compramos en la tienda son tan bonitos y están tan limpios que cuando llegas a casa dudas si ponerles funda o no y por supuesto ante la primera mancha todo son dudas ya que la limpieza de los sofás se puede convertir en una pesadilla si no se hace bien.

Hoy quería compartir con vosotros algunos trucos para limpiar vuestros sofás y mantenerlos limpios el mayor tiempo posible para que estén siempre como recién salidos de la tienda. Por supuesto, los más sencillos de limpiar son los desenfundables ya que metiendo la funda en la lavadora o lavándola a mano si es muy delicada tendríamos gran parte del trabajo hecho.

Es importante que, sea del material que sea el sofá, se le pase la aspiradora al menos una vez al mes por todas sus partes (incluyendo reposabrazos y parte trasera) para que el polvo no se acumule sobre él. Si la tela es delicada, lo mejor es poner la aspiradora en un ciclo que sea suave y con el cabezal indicado para tapicerías para no dañarla con este procedimiento.

Sofá rinconero de Roche Bobois

Mantenimiento de los sofás de tela

Para el mantenimiento de un sofá tapizado en tela, bastaría con pasarle la aspiradora una vez por semana y tratar de inmediato las manchas que le puedan surgir. Las manchas superficiales se pueden quitar con un trapo húmedo muy escurrido aunque debéis tener cuidado porque ciertas tapicerías de algodón y lana destiñen al mojarse.

Algunos tejidos permiten ser tratados con máquinas de vapor (la típica vaporetta que tienen todas las marcas de planchado) pero lo ideal es que consultéis con el fabricante si esto es posible ya que la aplicación indebida de vapor puede terminar en un desteñido o en que se estropee la tela por las altas temperaturas. Generalmente, los sofás tienen una etiqueta como las de la ropa con instrucciones de lavado entre los cojines.

Sofá Verdana de Roche Bobois

Limpieza de manchas en sofás de tela

Si se derrama algo sobre el sofá, lo primero que hay que hacer es intentar absorber la mancha (que generalmente será de algo líquido o viscoso) poniendo sobre ella algún elemento tipo una esponja o un trapo pero sin moverlo. Si la mancha es grasa, lo que mejor la abosberá será sal o tiza.

Cuando se haya absorbido la mayor parte, llega el momento de tratar la mancha. Si no tenéis un limpiamanchas en seco, que sería lo ideal, podéis probar con detergente y un trapo húmedo si el sofá no es muy delicado. Recordad que es mejor aplicar el paño suavemente que frotar.

Recordad que si vais a probar un producto de limpieza nuevo sobre el sofá y no tenéis muy claro si os va a ir bien porque no sea el ificial recomendado por el fabricante, lo mejor es que hagáis una prueba en una parte que se vea poco, como por detrás o por debajo si tenéis tela sobrante. La limpieza de los sofás de tela no tiene por qué ser difícil, y además siempre podéis probar con un servicio profesional de limpieza de tapicerías si no os atrevéis solos.

Imágenes | Roche Bobois
En Decoesfera | Limpieza general tras el verano: el salón

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

5 comentarios