Sigue a Decoesfera

ElLodge-portada.jpg

La semana pasada hemos sido testigos de excepción de la remodelación del Hotel El Lodge en Sierra Nevada. Un pequeño establecimiento de tan solo 20 habitaciones en un lugar privilegiado de la estación de esquí más popular del sur de España, y que recientemente ha sido adquirido por el Marbella Club, con idea de que sus clientes pudieran disfrutar de un día de playa y otro de nieve sin desplazarse demasiado.

Todo el interiorismo ha corrido a cargo del Estudio Andrew Martin, famoso por realizar los sets de rodaje del espía más glamuroso de la historia del cine, Bond, James Bond, durante los años ochenta y creador del premio más prestigioso de la industria del interiorismo, “Premio al Diseñador de Interiores del Año”. Y con esta presentación vamos a ver el impresionante trabajo del estudio británico.

ElLodge-poster-vintage-1.jpg

Lo que más llama la atención de El Lodge es su exterior de troncos de madera que asemeja una cabaña americana rústica. Por lo cual no te imaginas el lujo y el estilo que encuentras al traspasar las puertas.

Antes de que haya quejas tengo que comentaros que tan solo un colmillo de mamut encontrado en la estepa siberiana es auténtico. Absolutamente todas las pieles, las cornamentas y las alfombras son de tejidos sintéticos, aunque tengo que decir que nos costó darnos cuenta porque parecen naturales.

ElLodge-suite habitación

Las habitaciones son sencillas pero muy cómodas y lo que destaca es la tecnología, ya que las mantas de pieles sobre las camas, los almohadones de pelo y los espejos vintage, acompañados de posters enmarcados con motivos de esquí sobre las paredes de troncos de madera son perfectos para recrear una película americana de tramperos, pero chocan las TV último modelo y las consolas de juegos para los ratos de ocio.

Al entrar en el cuarto de baño nos damos cuenta de que se ha dividido el cuarto en tres partes, presevando la intimidad de la parte del bidé y la taza del retrete, de la inmensa bañera con jacuzzi y TV y el lavabo tocador.

ElLodge-litera

Todas la habitaciones cuentan con una litera sobre el armario y la máquina de café.

El pequeño comedor totalmente rodeado de ventanales desde los cuales se pueden admirar las pistas también está decorado con posters clásicos enmarcados de Chamonix, Gstaad,Cortina y otras estaciones de esquí europeas. Los muros lucen un bonito color gris y las mesas de madera están lavadas en la misma gama. La sillería es clásica también lavada en tonos grises y tiene una tapicería de arpillera.

ElLodgecomedor.jpg

Sobre las mesas unas lámparas de cornamenta de ciervo grandes, imitando las antiguas de las zonas de caza iluminan la gran estancia. Todo el hotel está lleno de pequeños detalles, grandes osos plateados dispuestos con sus esquíes, trineos antiguos de tablas de madera, alfombras que asemejan troncos de árbol cortados a la mitad, etc.

ElLodge-lampara-cornamenta

La zona de descanso, llamada El Lounge es una de las más especiales. Mesas de zinc con el año 1721, Xander Jager, director comercial de Andrew Martin, con quien tuvimos el privilegio de charlar, nos hizo pensar el porqué de esta fecha, para decir riendo:

¡En esta fecha no pasó nada! ¡Por eso la hemos elegido!

ElLodge-chester.jpg

Vetustos sofás chester de piel (esta vez auténticos) conviven con puff de piel de vaca y unas alfombras que merecen punto y aparte, ya que están hechas con etiquetas de conocidas marcas internacionales. En el lounge también destaca una gran pantalla, asientos de cine y hasta máquinas de pac man.

ElLodge-ellounge

El spa, sencillo, relajado, es la parte más moderna del hotel. Con cajas de vino antiguas recicladas como estanterías improvisadas para las toallas. También el vídeo club, en una alacena de hierro junto a la recepción resulta original y divertido con todos sus candaditos.

ElLodge-Silla Cebra

Un bar con sillas tapizadas de “piel” de cebra y sillones de amoroso terciopelo junto a la chimenea donde una cabeza de ciervo preside el hogar más entrañable. Y como valor seguro una inmensa terraza con vistas a la pista los telesillas que suben a Monachil, con sus gigantescos braseros y tumbonas con cálidas mantas, para disfrutar del sol de la montaña.

ElLodge-spa.jpg

Por cierto, que yo he ido sin enanos, pero hay un Minimundo, con una zona especial para los más peques, aparte que el hotel se encargan de clases de esqui, etc.

Todos y cada uno de los detalles, los baúles antiguos por los pasillos, las alfombras de piel de vaca, las neveras vintage para el hielo y hasta los tambores étnicos uilizados como mesillas o los apliques de cornamenta, consiguen una atmósfera especial.

ElLodge-apliques-cuernos

Un gran trabajo el que Andrew Martin ha hecho para El Lodge en Sierra Nevada.

Fotos | Maria SJB
Más información | Hotel El Lodge
En Decoesfera |Refugia Lodge, un refugio vanguardista de lujo en Chiloé

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

7 comentarios