Sigue a Decoesfera

Pared pintada a media altura en rosa

Hasta hace bien poco no nos habíamos adentrado a fondo en el inmenso mundo de posibilidades para pintar las paredes de una casa, pero gracias a la reciente mudanza de unos amigos, nos hemos metido de lleno.

El caso es que no nos habíamos planteado la idea de pintar las paredes de una habitación a media altura, pero viendo algunos ejemplos hemos de reconocer que se nos ha encendido la bombilla y ya nos lo estamos imaginando por todas partes.

Si que se puede llegar a ver a menudo este tipo de pintura usada a modo de zocalo, pero los ejemplos que queremos mostraros van un poco más allá, y marcan la linea divisoria entre colores a más altura, creando así diferentes efectos y acabados, por lo que, como os decíamos, se abre un mundo de posibilidades.

En la imagen que encabeza el artículo podemos ver un salón precioso inundado de luz natural en el que se han pintado las paredes de un color rosa pálido, pero solo hasta una altura de unos dos metros. La estancia tiene unos techos muy altos, por lo que con esto se logra darle calidez, y un aspecto más acogedor.

Pared pintada a media altura en rosa chicle

En este segundo ejemplo, vemos que la habitación tiene unos techos bastante más bajos que el anterior, y en este caso se ha optado por una altura también más baja de la pintura, de forma que es una especie de zócalo alto. Al haberle dado un color tan llamativo como este rosa chicle, han conseguido una habitación muy vibrante y llamativa, sin haber tenido que llegar al extremo de pintar las paredes enteras de este color.

Paredes pintadas a media altura

En este otro ejemplo se ha llevado el efecto un poco al límite, llegando a pintar incluso los elementos que hay en la pared, como puertas o armarios. La pared violeta concretamente nos ha encantado, ya que se ha logrado una estancia muy elegante, pero a la vez muy acogedora.

Paredes pintadas a media altura

Aqui podemos ver un ejemplo en el que se vuelve a usar este recurso para contrarrestar unos techos muy altos, aunque en esta ocasión se ha optado por unos colores más neutros, logrando un resultado más sobrio, pero también bastante interesante.

Pared pintada de forma irregular

Para el final hemos querido dejar un ejemplo algo radical, en el que se puede observar que, en vez de delimitar los colores con una linea recta perfecta, lo que se ha hecho ha sido pintar sin protección, es decir a ojo. No hay duda de que el resultado es muy llamativo, pero puede llegar a resultar un poco inquietante.

En definitiva, el recurso de pintar las paredes de una habitación con dos colores a media altura nos ha encantado, y no descartamos la posibilidad de ponerlo en práctica, aunque al final nos vamos a quedar sin habitaciones en las que llevar a cabo todas las ideas que vamos descubriendo. Habrá que ir descartando cosas, muy a nuestro pesar.

Imágenes vía | SF Girl by bay, Pinecone camp, Remodelista, Color chats, Apartment therapy, Ministry of deco.
En Decoesfera | Una buena idea: dos colores para un mismo tabique

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios