Sigue a Decoesfera

Una pared con rayas.

Pronto estará aquí la primavera, el momento por antonomasia para pintar (tal vez se anda a la par con el verano) y sé que no todos vosotros os vais a poder permitir unos pintores profesionales en vuestra casa. Hoy quiero compartir varios trucos sencillos que os harán más fácil la pintura, una tarea ya de por sí bastante ingrata:

Sobre los preparativos

1. Para pintar, hay que tener las ventanas abiertas. Con las ventanas abiertas, las paredes se secan antes y así se va también antes el olor. Puede parecer una tontería pero no lo es, os lo dice alguien que casi se barniza los pulmones a base de abrir poco las ventanas la última vez que lo intentó.

2. Ilumina bien la zona que vayas a pintar, ya sea con luz exterior o con luz interior. Sólo con una buena iluminación verás los fallos mientras estás trabajando, antes de que la pintura sea definitiva.

3. Antes de comenzar a pintar, cubre bien los interruptores con cinta de pintor o retíralos simplemente. Así será más fácil que te queden bien rematadas las esquinas.

4. Cubre también el suelo. Lo mejor es que te hagas con un plástico de pintor del que venden en las ferreterías pero también puedes probar con una manta vieja que no deje traspasar mucho la humedad.

Sobre el color

5. Pinta del color que quieras las paredes, pero mantén el techo blanco. Esto dará más altura visual a la estancia (y además la pintura blanca es más barata que la de color, con lo que ahorrarás costes).

6. Si eliges pintar los muebles del mismo color que las paredes, lograrás aumentar la profundidad visual y darás a la estancia un aire de “escultura”. Eso sí, los muebles apenas se verán y tendrás que ingeniártelas para desviar la atención sobre otros puntos decorativos.

7. Pinta las molduras del mismo color que el techo. Pintarlas de otra manera te puede parecer atrevido, pero al final lo único que vas a conseguir va a ser comerte el espacio visual.

8. Si tu techo es demasiado alto y prefieres encogerlo visualmente, píntalo dos tonos más oscuro que las paredes. Con esto también restarás algo de luminosidad a la habitación, pero no se puede tener todo, ¿verdad?

Una cocina amarilla.

9. Utiliza acabados brillo sólo en el baño y en la cocina. El resto de la casa, acábalo en mate. Así evitarás que te brille toda la estancia, aunque siempre puedes probar a combinar dos acabados.

10. Diviértete y tómatelo con calma. Si ves que no puedes hacerlo, siempre será mejor llamar a un profesional que dejar el trabajo a medias.

Imágenes vía | Apartment Therapy y AT New York
En Decoesfera | Una buena idea: combina dos acabados para una misma pared

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

5 comentarios