Una mala idea: minimalismo en el Belén de Navidad

Sigue a

Belén minimalista para Navidad

La verdad cuando leí que habían diseñado un Belén minimalista, me esperaba otra cosa, desde luego más minimalista no podía ser, pero yo no lo veo muy decorativo, no es que yo sea especialmente fan de la Navidad y lo que va asociado a ella a todos los niveles, pero cuando las calles se llenan de luces y las casas de colores, parece que un poco de ilusión se percibe en el ambiente y a mi este “Nacimiento“ no me transmite ningún tipo de sensación.

Es un diseño de Oliver Fabel, una propuesta revolucionaria sin duda, fácil de limpiar, altamente original, claro, concreto, conciso… pero totalmente carente de encanto, yo prefiero el clásico Nacimiento de cerámica, de plástico o de madera, con sus figuritas para colocar, que hacen las delicias de los más pequeños de la casa, el musgo, la paja, el papel de plata para el río…

A veces cuando tratan de crear algo moderno, los diseñadores se pasan y yo creo que este es uno de esos casos, está bien romper tradiciones y convencionalismos, reinventar conceptos y demás, pero hay determinadas cosas que no es que sean intocables, pero sí dignas de mantenerse, se pueden cambiar en el Belén pequeños matices, en las formas, en los colores, los materiales, el tamaño, el número de figuras… pero sinceramente esto me parece excesivo.

Vía | Pure Contemporary
Sitio oficial | Oliver Fabel
En Decoesfera | Un Belén en una caja de vinos

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

7 comentarios