Puertas abiertas: un apartamento blanco y minimalista

Sigue a

Apartamento blanco y minimalista.

Fijaos en la imagen que encabeza este post y decidme si no os parece que es la madre de todos los apartamentos minimalistas. ¡Si es que lo tiene todo oculto! Esta casa, obra del estudio de arquitectura Reinhardt Jung. La máxima de este estudio es la arquitectura basada en la función y han llevado su filosofía hasta sus últimas consecuencias, a la luz de lo que vemos en las imágenes de este apartamento minimalista blanco.

Me gustan los ambientes creados en esta casa aunque yo creo que llevan al extremo su fidelidad a las líneas rectas, yo habría introducido alguna curva también para no caer en la monotonía aunque imagino que este estilo también tiene sus defensores. Ya desde la entrada, que tenéis sobre estas líneas, se ve cómo los arquitectos han jugado con las formas y los espacios introduciendo unos tabiques que no llegan hasta el techo y que separan ambientes sin impedir totalmente el paso de la luz.

Una cocina blanca y minimalista

Yo no sé vosotros, pero yo sé que esto es una cocina porque se ve el horno porque la verdad es que los muebles están tan metidos en la pared que casi no se aprecian. Observad cómo la barra de desayuno acompaña al entorno sin desentonar, con sus líneas puras y su color blanco. Me gusta cómo nada queda a la vista pero tal vez es demasiado aséptico para mí, preferiría darle algo de personalidad aunque con ello cambiara un poco la idea inicial de pureza del arquitecto.

Salón blanco y minimalista

Aquí tenéis el salón de esta casa, que aún está sin decorar. Observad cómo han combinado la pared de ladrillo por un lado con estos tabiques móviles por otro aunque han pintado de blanco los ladrillos para integrarlos mejor en el espacio. Sobre el mueble, donde ahora hay una cafetera (no me preguntéis por qué) iría la televisión (si es que los minimalistas así lo desearan).

De este espacio me gusta sobre todo cómo han situado la iluminación en toda la estancia, con una fila de luces sobre el mueble y otra en la pared contraria, esta vez de halógenos. La pequeña lámpara que hay al lado de las ventanas daría una luz extra para leer por ejemplo y le da un aire más acogedor dentro de sus posibilidades dada la ausencia de muebles.

En conjunto, a mí no me gusta mucho el minimalismo llevado a estos extremos y yo le daría algún toque de color para que parezca que la casa está habitada. Eso sí, les reconozco la originalidad a los arquitectos porque no es muy común ver casas como esta.

Imágenes vía | Design Milk

En Decoesfera | Voids, una explosión de vacíos

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios