Puertas abiertas: un loft auténtico en Barcelona

Sigue a Decoesfera

loft entrada

Hoy en día la palabra loft ha perdido un poco su significado y a muchas viviendas con espacios abiertos y compartidos se les llama lofts, cuando en realidad no lo son, por eso me ha gustado tanto encontrarme esta vivienda en Barcelona, creada a partir de una antigua imprenta de dos plantas, con unos ochocientos metros cuadrados de superficie total, que se ha reformado reciclando en lo posible, los materiales y muebles originales, consiguiendo el aspecto industrial de aquellos primeros lofts americanos.

El proyecto es de Minim y el resultado es una pasada, un estudio habitable, muy acogedor, perfecto para vivir y trabajar, bastante luminoso a pesar de que las ventanas a ambos lados dan a patios interiores y con ambientes compartidos pero al mismo tiempo bien separados visualmente, en las dos plantas se reparten salón, comedor, cocina, baño y varios dormitorios, alguno de ellos de unos cien metros de superficie, es que la casa es enorme, vamos a ver algunos de sus detalles.

loft salon
Lo primero que se hizo en la reforma fue limpiar suelos, paredes y techos, retirando capas de yeso y cemento y falsos techos hasta dejar a la vista los altillos originales con bovedillas. El suelo se dejó tal cual, con la base de cemento gris y algunos restos de diferentes pinturas. Se dejaron a la vista las vigas de ladrillo y las instalaciones de agua y luz y se abrieron nuevas claraboyas.

Uno de los aspectos más complicados de la reforma fue la distribución de espacios, se optó por una distribución radial, con el salón en el centro, con los dos sofás, las butacas y el módulo para la televisión, y a su alrededor se fueron repartiendo otras áreas de estar menos importantes, como el despacho, la zona de lectura en el otro extremo, el rincón de la chaisse longue… no se acercó nada a las paredes, para evitar que el espacio se viese muy vacío.

loft comedor

La casa dispone de dos mesas de comedor, una frente a la cocina y otra al otro lado del salón, al tratarse de un espacio muy grande, no solo no es un estorbo, sino que es necesario incorporar bastantes muebles, además por lo visto el propietario quería aprovechar muebles que el ya tenía, una mesa de Gandía Blasco, sillas Panton de Vitra...

Los muebles de la cocina son de Dada, también se aprovecharon los que ya tenía el propietario de su anterior vivienda, sin duda es mas fácil pasar de cerrado a abierto, la cocina anteriormente estaba en un espacio convencional, aquí hubo que adaptarla a las características espaciales del loft.

loft cocina

Las escaleras nos llevan de una planta a otra de la casa, también en ellas se ha respetado en la medida de lo posible el aspecto y los materiales originales y se ha limitado la reforma a una restauración, cemento, piedra y acero para mantener ese estilo industrial que predomina en toda la casa.

Es ideal el contraste entre las paredes tan rudas con los muebles de diseño más delicados, que en realidad no se han comprado para decorar el loft, sino que por lo visto el dueño ya los tenía en la casa en la que vivía anteriormente, pero aquí han quedado igual de bien, cierto es que estos muebles quedan bien casi en cualquier parte.

loft escaleras

El problema de distribución en el dormitorio es el mismo que en el del resto de la casa, normalmente nos quejamos de los espacios pequeños porque dan poco juego, pero conseguir un ambiente acogedor con los espacios demasiado grandes, tampoco es nada sencillo, parece que siempre se ve demasiado vacío.

La solución pasó por situar la cama en el centro del espacio, dejando atrás un armario abierto de Molteni de más de diez metros, dispuesto como un vestidor longitudinal que recorre toda la pared y da mayor profundidad y acogimiento al espacio. El sueño de muchas de nosotras sin duda, disponer de un armario tan grande.

loft dormitorio

El baño es una maravilla, con tanto espacio es fácil crear un baño de ensueño, no le falta detalle, las pieza se han ido colocando de forma más o menos independiente, cada una de ellas conserva así todo su protagonismo, destaca al fondo el contenedor rojo de Cappellini que le da un toque desenfadado de color.

Y la casa tiene mucho mas, obviamente como podéis imaginar ochocientos metros cuadrados dan para mucho, casi hacen una docena de casas como las de la mayoría de nosotros, pero yo creo que con esta muestra de estancias es suficiente para que nos hagamos una idea del estilo loft industrial del que os hablaba y los recursos que se han utilizado para conseguirlo.

loft baño

Vía | Fokal
Más información | Minim
En Decoesfera | Puertas abiertas: un mini loft

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

9 comentarios