Sigue a Decoesfera

Convierte tus camisetas en cuadros


Como ya habéis podido comprobar, nos encanta sacar partido de las cosas que tenemos más a mano para decorar nuestra casa. Aparte de ser económicamente interesante, no nos gusta tirar cosas a las que todavía se les puede sacar algún partido, y las camisetas viejas que ya no usamos se han convertido en todo un descubrimiento para decorar.

Con este sencillo bricolaje podremos transformar nuestras viejas camisetas en bonitos cuadros con los que decorar cualquier rincón de casa, ya sea el salón, el dormitorio o la habitación de los niños. Y, teniendo en cuenta los diversos estilos de camiseta que todos solemos tener en nuestro armario, seguro que encontramos alguna que se adapte perfectamente a nuestra decoración.

Bastidores de madera para camisetas
Lo primero que vamos a necesitar son unos cuantos bastidores de madera —tantos como camisetas queramos transformar en cuadro—, los cuales podremos encontrar en cualquier tienda de manualidades. Para saber qué medida de bastidor necesitas, tendrás que tener en cuenta varias cosas: el tamaño de la estampación de la camiseta —para que no quede demasiado pequeño ni demasiado grande—, el tamaño de la camiseta y, lo más importante, el sitio donde vamos a colgarlo y la composición que queremos hacer.

En nuestro caso hemos optado por una composición vertical de tres bastidores cuadrados de 30×30 centímetros, ya que era la medida perfecta para que los diseños de las camisetas quedaran bien encuadrados y proporcionados. Tenemos la desgracia de no disponer de una buena tienda de manualidades cerca, por lo que tuvimos que adquirir los bastidores por internet, concretamente en Lienzos Moia.

Colocar la camiseta sobre el bastidor

Ahora que lo tenemos todo, es el momento de colocar nuestra camiseta sobre el bastidor, de forma que encontremos la posición perfecta. Una vez lo tengamos colocado, tendremos que darle la vuelta con cuidado de que no se nos mueva.

Para fijar la camiseta al bastidor vamos a necesitar una grapadora profesional —de las que se suelen usar en bricolaje con maderas—, y lo primero que graparemos será la parte superior o inferior de la camiseta. Una vez fijada la primera parte, estiraremos bien la camiseta y fijaremos la parte opuesta, de forma que solo nos quedarán los laterales.

Colocando la camiseta en el bastidor

Para poder fijar los laterales tendremos que hacer un doblez parecido al que solemos hacer al envolver un regalo, y para que no nos quede un bulto por exceso de tela, cortaremos un poco —fíjate en las fotografías para verlo más claro—.

Después de hacer un lado, repetiremos la misma operación que al principio: estiramos bien la camiseta y fijamos el lado contrario. Ya deberíamos tener un bonito cuadro, pero aún nos faltaría recortar toda la tela sobrante, y añadir algunas grapas de seguridad en los puntos que creamos necesarios.

Para terminar tan solo nos quedaría colgarlos en la pared. Al pesar muy poco, podemos hacerlo perfectamente con un simple clavo o alcayata. Un truco para colgarlos comodamente es colocar la última grapa bien centrada en la parte superior del bastidor sin clavarla del todo; tendremos una especie de cáncamo, pero muy pequeño, de forma que podremos dejar los bastidores completamente pegados a la pared.

En Decoesfera | Haz pompones con tus viejas camisetas

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

8 comentarios