Síguenos

camaescritorio1.jpg

Los niñitos que antes jugaban a todas horas se hacen mayores y llega el momento en el que hay que hacerles un hueco en el cuarto para que puedan hacer los deberes. Es fundamental que sea un lugar donde se puedan concentrar, que les permita ordenar sus cosas y sobre todo en el que puedan estudiar horas sin adoptar malas posturas y que se sientan cómodos sin forzar la vista.

Si no puedes ponerle una habitación grande al rey de la casa, una de las soluciones que te puede salvar es esta que ves en la fotografía que ilustra el post: utilizar el espacio de debajo de la cama como escritorio. Siendo que la cama mide más o menos 90 centímetros de ancho, tu hijo tendrá una mesa de casi 90 centímetros donde poner el ordenador, esparcir los apuntes… lo que se os ocurra.

En este tipo de muebles, existen varias opciones, desde la cama nido que aparece en la foto como otras con la mesa fija bajo el somier o incluso algunas en las que la mesa se desliza mediante ruedas y que permite que todo el escritorio quede guardado mientras no se usa, pero a la vez deja que entre más luz natural sobre los apuntes cuando está en uso. La opción en la que la mesa queda fija bajo la cama obligará a que compres un flexo con el que el niño no fuerce la vista, pero ahorra espacio.

camaescritorio2.jpg

En Taller 29 ofrecen esta solución que veis arriba: Debajo de la cama hay un lugar para el escritorio pero también cabe el armario. Es el aprovechamiento del espacio llevado a la máxima expresión y seguro que a los niños les encantará porque además pueden jugar a que están en un castillo. Lo más incómodo que yo le veo a este modelo es que es difícil para los peques llegar a hacer la cama, pero con un poco de maña seguro que no se os resistirá.

Imágenes vía | openDeco, Taller 29

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios