Sigue a

Una barca cama

Hoy quiero dedicar este post a esos lectores románticos que aún sueñan con un dormitorio sin límites de modas ni de normas, con esos dormitorios que permiten que la cama sea cualquier objeto cotidiano, como una barca. Sí, en la imagen que tenéis sobre estas líneas han convertido una barca (del tipo de las que tenemos los madrileños en el estanque del Retiro) en una cama.

Para lograrlo, lo primero que han hecho ha sido colgarla del techo, ya que la quilla no permite que esta se apoye. Me gusta más la solución de colgarla del techo con grandes cuerdas que haber puesto un caballete para que no se vuelque, ya que de este modo ahorramos espacio en el suelo y conseguimos que se meza, recordando los tiempos en los que la barca surcaba el mar.

Otra cosa que le han hecho a la barca ha sido rebajar uno de los lados para poder acceder fácilmente al colchón ya que de otra manera quien quiera dormir tiene que saltar el borde de la barca. Es posible que si intentáis repetir esta decoración en casa tengáis que buscar un colchón a medida ya que no estoy segura de cuál es el tamaño interior de estos botes.

Por último, yo habría lijado y dado con tapaporos la barca para que aguante más tiempo, ya que al estar sumergidas en el agua estas barcas suelen estar desgastadas. En cualquier caso, no me digáis que no sería total poder usar una barca como cama. ¿Me seguís, grumetillos?

Imagen | I know when I’m blushing but you don’t
En Decoesfera | Una habitación para pasárselo pirata

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

7 comentarios