Puertas abiertas: una habitación juvenil para un deportista

Sigue a Decoesfera

Dormitorio deportista

Hay tiendas de decoración que personalizan tanto que al final, si ves sus creaciones, te parecen verdaderas obras de arte. Es lo que me pasa a mí cada vez que visito el blog de Kidtropolis donde están especializados en decorar habitaciones infantiles y juveniles. La habitación que tenéis sobre estas líneas pertenece a un chico llamado Jackson amante del deporte.

Como hemos visto en otras ocasiones, las aficiones del niño suelen verse reflejadas en la decoración y este caso no iba a ser menos. En un entorno en el que tenemos todos los muebles indispensables para una habitación juvenil, podemos ver también cómo han adecuado todos los elementos al gusto de Jackson que es el que va a disfrutarla más tiempo.

En la primera foto de este post podéis ver cómo se ha elegido una litera para poder aprovechar el espacio inferior, y aunque no se vea bien, esta cama está en el medio de la habitación y no arrimada a dos paredes como viene siendo habitual. El objetivo de esta posición es poder aprovechar también la luz de la ventana que tenemos al fondo y no restar luminosidad.

Fijaos en cómo se puede acceder a la cama tanto desde las escaleras tradicionales como desde las agarraderas como desde la cuerda (que yo usaría para bajar con riesgo para mis pijamas, ¿para qué os voy a engañar?) y en cómo se combina la pared pintada de rojo con la otra forrada de metal. La cama está hecha a medida, y se han puesto a los dos lados barreras para que el chico no se caiga en una mala noche, mientras que a los pies de la cama vemos una pasarela y tres “barras” que dejarían pasar la luz de arriba a abajo.

Intuyo que al dueño de este dormitorio le gustarán los coches porque el techo está forrado con placas de matrícula y, aunque estéticamente me gusta, creo que en este caso yo habría optado por dejarlo blanco ya que agobia un poco a la vista.

Zona de estudio del dormitorio juvenil de un deportista

La zona de estudio está configurada por una mesa volada y una silla que se suben en una tarima que oculta más espacio de almacenamiento. Como está situada detrás de la cama, mirando desde la puerta, el chico tiene más intimidad y puede aprovechar mejor la luz que le entra por la ventana, aunque le entre desde la espalda algo es algo. Tal vez yo habría puesto la mesa bajo la ventana directamente, aunque no sé si quedaría sitio para la silla.

Para completar el espacio de almacenamiento, se han elegido varias estanterías que van a la pared, por lo que es posible que no aguanten muchos libros pero que sí que cumplen su función. Creo que este dormitorio es un ejemplo de lo que se puede hacer con un poco de creatividad (¡tiene hasta un rocódromo a los pies de la cama!) pero es cierto que no lo pondría para un niño muy pequeño porque es posible que se lesione si se cae de las agarraderas o de la cuerda.

La otra pega que le veo a la estancia son los colores demasiado contundentes que es posible que lleguen a cansar a quien tenga que pasarse ahí unas horas. ¿Vosotros cómo lo veis?

Imágenes vía | Kidtropolis
En Decoesfera | Cómo acondicionar los dormitorios de los niños para la vuelta al cole: diez consejos

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario