Puertas abiertas: un dormitorio de bebé para amantes de los videojuegos

Sigue a Decoesfera

Dormitorio de bebé videojuego

En mi opinión, después de una mudanza, lo que más revoluciona una casa es la llegada de un bebé. Cada habitación de bebé es diferente y en ellas se ve reflejada la personalidad de los padres. En el caso del dormitorio que os traigo hoy se ve que a ambos les gustan los videojuegos ya que tiene muchos guiños a ese mundo y se ha conseguido un conjunto muy logrado gracias a la combinación de colores con objetos de lo más interesante.

El punto de partida de esta habitación son las paredes verdes sobre las que se han puesto tiras de papel de colores en vertical para romper la monotonía. En esas tiras tenemos los colores que van a dominar en el mobiliario y en los complementos como los cojines, cuadros y los peluches. Lo que más me gusta de la primera imagen es el gran cuadro que es ideal para un dormitorio infantil pero, aunque me tachéis de naïf yo lo pondría incluso en un dormitorio adolescente femenino. ¡Es que me encanta!

Un dormitorio de bebé para amantes del videojuego

Fijaos cómo los muebles son blancos para no recargar cromáticamente la habitación a excepción de la butaca (intuyo que es para darle de mamar al niño por las noches) que es color crema, una tonalidad neutra que queda perfecta con el resto de elementos. Observad cómo las fotos, en marcos blancos a juego con los muebles, se colocan en torno a las tiras de colores rompiendo la monotonía y aportando más personalidad si cabe a la estancia. Observad cómo se complementan a la perfección con los peluches inspirados en el mundo del videojuego que hay por todas las estanterías.

En la zona de la cuna vemos ya menos elementos: dos cuadros blancos en relieve y un cuadro del bebé en la cabecera es todo lo que necesita el pequeño para dormir bien. Aquí seamos prácticos, ya que necesitamos pocos elementos que nos estorben para poder ir rápido a ver qué le sucede al niño si le oímos llorar o quejarse, por eso me parece de lo más acertada esta opción.

Cambiador de una habitación de bebé

Terminamos por el elemento que menos práctico me parece en todas las habitaciones de bebé que he visto: el cambiador que está justo en la esquina contraria del cuarto. Este mueble abulta demasiado para las dimensiones de las habitaciones españolas normales y solo lo puedes usar para cambiar al niño los primeros meses pero luego te lo quedas para siempre. En este caso han elegido uno con cajones que permite seguir guardando la ropa del niño hasta que se cambie la habitación o incluso más allá quitando la parte de arriba que se puede usar para poner libros o juguetes.

En resumen, me encanta cómo se han elegido los colores y la disposición de la habitación aunque yo habría puesto un armario en lugar del cambiador. Opino que cuando el niño crezca van a tener que reubicar muchos elementos para poner la cama pero supongo que los padres ya habrán contado con ello.

Imágenes vía | Apartment Therapy
En Decoesfera | Una cuna para dormir en la luna

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios