Sigue a Decoesfera

paisajes enmarcados alpes

Enmarcar el paisaje es de esas cosas que parecen obvias cuando se ven, pero que la mayoría de la gente ignora a la hora de diseñar una casa frente a un paraje encantador. No en vano es un recurso que hasta hace menos de un siglo solo empleaban los grandes de la arquitectura, y que a pesar de su belleza está menos extendido de lo que debería.

La base de esta buena idea es sencilla, valernos de la belleza del paisaje para “colgar” un cuadro sobre nuestras paredes, valiéndonos de una ventana o similar. Claro que los requisitos necesarios para aplicarla no son nimios, pues pocos son los afortunados de tener una casa frente a una maravillosa estampa que sobrecogería al mismísimo Turner, pero dado el caso, sería un sacrilegio no aprovechar la oportunidad.

Si eres uno de los afortunados y te apetece aventurarte a enmarcar un paisaje, aquí tienes cinco consejos que te guiarán en el camino:

1. Busca el mejor lugar

paisajes enmarcados - alpes 2

Aunque en primera instancia nos veamos tentados de buscar el mejor paisaje para enmarcar, no estará de menos sentarse unos minutos a buscar el mejor lugar para emplazar nuestro cuadro-ventana.

No se trata solo del mejor paisaje, sino también del mejor lugar para disfrutarlo. Tal vez haya una composición preciosa en el pasillo, pero seguro que disfrutaremos más de una no tan excelsa pero que podamos contemplar cómodamente y a menudo.

Se me ocurre, por ejemplo, frente al sofá, la cama o incluso la encimera de la cocina. Una buena idea es también situarlo en las escaleras, como he podido disfrutar en casa de mis tíos en Asturias, de forma que el paisaje se vea de frente desde arriba, al subir, o al bajar. Así lo contemplaremos cada vez que pasemos por ahí.

2. Escoge unas proporciones atractivas

Paisaje enmarcado asturias

Los griegos y los romanos ya conocían la importancia de las proporciones en la belleza de los objetos, especialmente en los edificios y en el arte en general. Así, una proporción equivocada puede echar al traste el más bello de parajes que queramos enmarcar.

Mi recomendación es que huyáis de las ventanas convencionales y sus extrañas proporciones, y optéis por ventanas estilizadas, ya sea muy horizontales o muy verticales, con proporciones superiores al 2:1 o incluso más. De hecho, las que veis en las imágenes se sitúan en torno al 4:1.

3. Utiliza paneles fijos o ventanas de una sola hoja

Salvo que tu paisaje se aprecie mejor como un díptico o un tríptico, cosa poco probable, mi recomendación es usar paneles fijos (que no se pueden abrir) o ventanas de una sola hoja, aunque esto solo se podría hacer en ventanas no muy grandes.

paisajes enmarcados - mies y le corbu

De esta manera, podremos apreciar el paisaje en toda su plenitud, sin objetos extraños que interrumpan su percepción o echen a perder la composición.

4. El vidrio, cuanto más transparente mejor

Suena raro, pero en materia de ventanas, no todos los cristales son igual de transparentes —que se lo digan al constructor de la casa Farnsworth— y en este caso, al igual que en la citada casa, es crucial una buena transparencia, que evite reflejos y nos permita apreciar el paisaje en su plenitud.

Obviamente, este consejo viene acompañado de otro inseparable: mantén esa ventana limpia como una patena. No sea que después de tantos esfuerzos, la visión se vea empañada por motas de polvo y marcas de dedos indeseables. Lo cual me recuerda que, a la hora de decidir su ubicación, no escojáis una que la haga complicada de limpiar.

5. También en la terraza

paisajes enmarcados - kauffman

Si bien en el exterior podemos apreciar el esplendor del entorno al natural, a veces conviene enmarcar una composición determinada que resalte su belleza. Es algo que pudimos ver en la casa Kauffman de Richard Neutra hace tiempo, y que también empleó Le Corbusier en la Ville Savoie y en la casa a orillas del Lago Léman, con una apertura en un muro del jardín que elevaba la visión del lago a arte.

Como habéis podido comprobar, enmarcar el paisaje es una buena idea que merece la pena tomar en consideración si tenéis la posibilidad de ponerla en práctica. El resto de los mortales nos conformaremos con colgar cuadros o fotos.

Imágenes vía | Iso50, Anneh632, Los cuatro libros, The New York Times
En Decoesfera | Casas con nombre: el estilo nórdico de la Villa Mairea

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario