Sigue a Decoesfera

Granite Charlotte en Flickr

Desde hace once años tengo en mi cocina una encimera de granito, un material excelente para el día a día, que permite manipular los alimentos y utensilios sin pensar demasiado en su deterioro, ya que es de fácil limpieza, no es porosa, y admite cazos recién sacados del fuego sin sufrir en absoluto. Vamos a ver cómo limpiar una encimera de granito con un buen resultado y de una manera suave.

Mi experiencia respecto a sus cuidados, me ha llevado a defender una limpieza lo menos agresiva posible. He visto piezas en algunas cocinas que están deslucidas y han perdido todo el brillo; preguntando cómo limpian la encimera, he comprobado cómo todas ellas ha sido adecentadas utilizando estropajos abrasivos, o bien metálicos, o las conocidas esponjas de fibras verdes.

Si bien este tipo de artículos son efectivos a la hora de eliminar restos de suciedad adheridos, a la larga no hacen sino rayar el granito y eliminar el brillo dejándolo opaco. No es necesario llegar a estos extremos, pues el granito admite tanto una limpieza suave con agua y jabón, disolución de amoníaco, o limpiadores a base de alcohol, y llegado el caso de una limpieza en profundidad con desinfección, la lejía densa.

Granite Charlotte en Flickr

Por mi experiencia al respecto, creo que hay que poner más énfasis en los paños utilizados que en los productos. Si utilizamos agua y jabón o lejía densa (siempre con un buen aclarado), aplicando los productos con una esponja suave o un estropajo de fibras azules (no raya), y lo aclaramos y secamos con un paño de microfibra, tendremos una encimera limpia y brillante. La microfibra y el papel capturan la suciedad y absorben la humedad, dejando el granito con un brillo espectacular. Ambos pueden ser complementarios o utilizarse por separado.

A la hora de enfrentarse a manchas secas adheridas, no hay que asustarse, pues el agua caliente es un gran aliado. Es mucho más efectivo aplicar durante unos minutos agua caliente y jabón con una bayeta o un estropajo suave que frotar y frotar. Con el calor y la acción del jabón, la mancha se ablandará, disolviéndose y pudiendo ser retirada con un paño. Haced la prueba y ya me contaréis.

Navegando por la Red para pulsar las tendencias de los usuarios, he visto como se aconsejan productos que pulen el granito. Son totalmente inadecuados, ya que cuentan en su composición con partículas abrasivas. Quizá las primeras aplicaciones arrojen un buen resultado, pero a la larga, obtendremos una superficie mate y ajada. No es necesario pulir el granito, y nunca podremos hacerlo de manera adecuada, sencillamente eliminaremos su brillo.

Imagen vía | Granite Charlotte en Flickr
En Decoesfera | Limpieza general tras el verano: la cocina

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

5 comentarios