Casas que inspiran: una casa muy natural

Síguenos

Una casa muy natural - comedor

Aunque mi pasión es el minimalismo más industrial, cada vez siento más atracción por materiales cercanos a la naturaleza. Claro que nada como esta casa en Mallorca, que lleva lo natural al extremo, convirtiendo la vivienda en casi una extensión del entorno.

Diseñada por el artista Alexandre de Betak, para su construcción se emplearon materiales de la zona: piedra natural y madera —incluso troncos completos como vemos en el comedor— combinado con yeso blanco, muy típico de la isla.

El exterior responde también a la estructura típica de las casas baleares, con grandes muros de piedra sin tallar, huecos no demasiado grandes, contraventanas pintadas, cubierta de teja y un solar ordenado con bancales, donde crece algún que otro olivo.

Una casa muy natural - exterior

En el interior llaman la atención tanto las formas, muy sinuosas, que traen reminiscencias de cuevas y formas orgánicas, como los materiales, que apenas llevan tratamiento, sino que se han dejado al natural, como si se hubieran recogido del bosque el día anterior.

La iluminación, predominantemente natural, con solo unos puntos de luz artificial, también ayuda a percibir el espacio como una prolongación del exterior, como si estuviéramos paseando por unas ruinas romanas.

De hecho, en muchos espacios parece como si el terreno emergiera, para aparecer en momentos puntuales, como una gran roca en la puerta del dormitorio —muy propicia para tropezarse—, o para ocupar superficies completas, como los cantos rodados que forman el suelo del salón y el comedor.

Una casa muy natural - dormitorio y salón

Las vigas de madera vistas son una constante en la casa, así como las telas de algodón y otros elementos traídos directamente de la naturaleza, como los taburetes hechos con troncos de árbol o las ramas decorativas de olivo.

Todo en la vivienda resulta natural, cestas de mimbre, velas, cojines de colores terrosos, muebles de madera y tela… solo llama la atención una extraña figura de cerámica brillante que sujeta algunos aparejos agrarios rudimentarios.

La casa también esta llena de diversos detalles que resaltan aún más su caracter orgánico. Por ejemplo, una pequeña estantería con lejas de piedra burdamente talladas que emergen sorprendentemente de la pared.

Una casa muy natural - detalles

También resultan muy atractivos los pequeños huecos abiertos en uno de los sinuosos muros, y que parecen mini cuevas excavadas en la ladera de la montaña. Un lugar increíble en el que pueden jugar los niños —incluso dormir, por lo que parece—.

En definitiva, una casa muy natural con la que podemos inspirarnos si queremos darle un toque mucho más orgánico a nuestra decoración, sin renunciar necesariamente al minimalismo, sobre todo si cuidamos la presencia de los elementos orgánicos y la proporción de blanco.

Vía | Fubiz
En Decoesfera | Duerme como un esquimal en este hotel de iglús

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

0 comentario