Antes y después: un estudio de Brooklyn mucho mejor aprovechado

Sigue a

El estudio antes de la reforma

Cuando se realiza una reforma, además de actualizar la decoración es fundamental aprovechar a fondo el espacio disponible, cosa que han llevado a cabo de manera brillante en este estudio de Brooklyn que os traigo hoy. Los estudios tienen además la dificultad de aunar en una sola habitación varias funciones de la casa, como en la imagen que tenéis sobre estas líneas donde podéis ver la cama y la zona de comedor del “antes”.

Las paredes vacías y los muebles deslavazados, cada uno diferente, que junto con las paredes desnudas dan una sensación de soledad bastante importante. Sé que en los comentarios vais a mencionarlo, así que os lo digo yo también: de nuevo las fotos del “antes” las han hecho de noche, por lo que se ve todo más “triste” y apagado.

Estudio Brooklin después

En el “después” podéis ver cómo han hecho una reforma, en la que han quitado el falso techo, y han creado una especie de “puente” donde han incrustado halógenos. Además han completado la zona con una estantería llena de libros que viste la pared que estaba desnuda.

Las cortinas de las ventanas también contribuyen a hacer más acogedora la estancia, y la zona de comedor se ha sustituido por una zona de tertulia limitada por el sofá, la butaca y la alfombra frente a la chimenea. Observad cómo además han puesto una cabeza de reno de cartón y un mueble para ganar espacio de almacenamiento.

El estudio antes de la reforma

Aquí tenéis la zona de tertulia en torno a la chimenea antes de la reforma, donde tenemos una alfombra de tipo persa, que junto con la butaca y un par de cuadros apoyados tanto en el suelo como en la chimenea. Aunque aquí hay más decoración que en la primera imagen, aún hay mucho potencial que extraer.

Salón Brooklin

En el “después” vemos cómo han aprovechado el espacio al lado de la chimenea para poner otra estantería, mientras que han colocado la televisión sobre la repisa de la misma. Me gusta el detalle de la caja de metal y de las orquídeas, que llenan de vida este rincón.

El estudio de Brooklin antes de la reforma

Terminamos viendo cómo han transformado la cocina, con muebles y electrodomésticos anticuados y un fondo de teselas en un espacio más actual. Fijaos cómo está desaprovechada toda la parte alta por unos muebles demasiado pequeños y lo raros que quedan los tubos de la campana saliendo por encima de todo.

Cocina del estudio de Brooklin después

Como os digo, la principal diferencia está en la nevera que ahora es más nueva y metálica. Han cambiado la iluminación, que antes era de un plafón mientras que ahora hay más luz a través de los halógenos y han creado una barra de desayuno en primer plano que han aprovechado además para poner más libros, y sobre ella un par de lámparas con lo que tienen más luz en la estancia.

En resumen, me gusta un montón lo que han hecho con este apartamento, incluso si pasamos por alto que en el “después”, como siempre, han mejorado la luz. Me parece que aquí tenemos varias buenas ideas para aprovechar como usar el espacio bajo la barra del desayuno como estanterías de libros o primar una zona de tertulia sobre un comedor de muebles elegidos sin ton ni son. ¿A vosotros os convence la reforma de este estudio en Brooklyn?

Imágenes vía | The Sweeten
En Decoesfera | Antes y después: una cocina pequeña llena de grandes ideas

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

7 comentarios