Hazlo tú mismo: un banco para el jardín con un viejo cabecero

Sigue a Decoesfera

El cabecero antes de la transformación

No está la economía para ir tirando muebles a tontas y a locas, así que si tenéis planeado deshaceros de un cabecero que ha estado guardando vuestros sueños hasta ahora, leed este post antes de mandarlo a la basura. Hoy os traigo un sencillo banco hecho con un cabecero de madera de esos que hemos visto cientos de veces.

La blogger Lisa Joy se lanzó al mundo de la carpintería y convirtió esta pieza que encontró en un rastrillo en el centro de su jardín. Para la transformación, primero midió bien el cabecero y luego adquirió la madera necesaria para convertirlo en banco. Si queréis imitarla, aseguraos que la madera es resistente y a ser posible del mismo tipo del cabecero, sobre todo si no vais a pintarlo después de terminarlo.

Si tenéis la suerte de tener además del cabecero la cama entera podéis aprovechar para usar los listones laterales para el asiento. Y si además de los listones laterales tenéis la pieza que va a los pies, se pueden usar las patas para el banco si sois mañosos.

El banco hecho con un cabecero

Una vez lo tenéis montado, bastará con que le apliquéis el tratamiento de siempre: lijado, tapaporos y barniz para que os aguante muchos años. Si para un jardín no os gusta, yo creo que también puede quedar bien este mismo banco por ejemplo en la entrada de una casa o en la zona de comer en la cocina. A mí desde luego me ha encantado la idea de reciclar un cabecero para hacer un banco.

Vía | Lisa Joy
En Decoesfera | Antes y después: un banco de iglesia transformado en cabecero

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario