Proyecto minue: cómo quitar la pintura de pomos y tiradores de metal

Síguenos

Pintura puertas - 1

Como sabéis, llevo el proyecto minue bastante retrasado. No tengo mucho tiempo para dedicarle y aunque mi casa hace tiempo que es funcional, no está todo como yo querría para enseñarla. Una de las cosas que tengo pendiente son las puertas y ventanas, porque la vieja pintura que tienen es un quebradero de cabeza, pero hoy estoy de enhorabuena, porque he descubierto cómo quitar la pintura de pomos y tiradores de metal.

Esto es algo que nunca entenderé, por qué la gente pinta también los herrajes al pintar una puerta o una ventana. ¿Acaso es tanto trabajo desmontarlos o protegerlos con cinta de carrocero? Se ve que sí, porque la mayoría que te encuentras está todo pintado, con el problema de que la pintura se acumula y luego los herrajes no funcionan bien.

pintura pomos - materiales

El caso es que gracias a Daniel, de Design & Sponge, librarme de esa pintura será lo primero que haré, porque es realmente sencillo y confío en que le dé un aire nuevo a mis viejas ventanas, amén de ayudar a que cierren mejor, al menos hasta que me decida a arreglarlas o cambiarlas.

Todo lo que vamos a necesitar es un cúter o bisturí, un destornillador (de punta plana o estrella, dependiendo de los tornillos), detergente lavavajillas, un estropajo y un viejo cepillo de dientes. Opcionalmente podemos rematar la faena con un pulidor o un barniz protector mate, pero también puede quedar muy bien dejar presente la pátina, que lo vintage está muy de moda.

pintura pomos - desmontar

Ahora que ya tenemos lo necesario, lo primero es desmontar los pomos, tiradores y otros herrajes. Para ello empezaremos cortando la pintura que los rodea con el cúter, para evitar que se desconche al retirarlos. Luego buscamos los tornillos ocultos bajo la pintura y, con paciencia para que no se descabecen, los desatornillamos. Recogemos la pintura que haya podido caer al suelo y vamos al siguiente paso.

Existen en el mercado muchos productos disolventes para pintura, pero en el caso de los herrajes metálicos, la cosa es mucho más fácil, económica y ecológica. Simplemente debemos cocer los pomos, tiradores y tornillos en una olla con abundante agua y cuatro o cinco cucharadas de detergente, a fuego lento, sin que llegue a hervir, durante al menos seis horas. Conviene utilizar una olla vieja que no vayamos a usar más para cocinar, porque puede que alguna capa de pintura anterior tuviera plomo, y es tóxico. Si no tenéis, seguro que en algún rastro o en el mercadillo encontráis alguna barata que sacrificar.

pintura pomos quitar

A medida que el agua se va calentando, veréis como a la pintura le salen burbujas y empieza a despegarse. Pasadas seis u ocho horas, quitamos el agua y echamos los herrajes en un cuenco con agua helada. Esto ayuda a que la pintura acabe de despegarse y nos permite manejar los tiradores inmediatamente, que si no quemarían mucho.

Con la ayuda del estropajo y el cepillo quitamos los restos de pintura que puedan haber quedado y ya tenemos nuestros pomos listos para volver a colocarlos en su sitio. Como he dicho antes, podemos darle una mano de abrillantador de metales, un barniz protector o simplemente dejarlos tal cual. Si los tornillos siguen en buen estado, podemos usar los mismos para volver a colocar la manilla o el tirador de nuevo en la puerta o la ventana.

pomo sin pintura

Me encanta la combinación del metal del tirador desnudo frente a una puerta o ventana pintada burdamente, es una especie de restauración mínima que cambia completamente el aspecto de la puerta en cuestión, sin apenas esfuerzo ni engorrosos decapantes y nuevas capas de pintura.

Espero poder tener tiempo el próximo fin de semana para dedicarme a estos menesteres, y de paso limpiar a fondo las ventanas y colocar los estores y cortinas que llevan esperando varios meses desde que los compré. Odio cuando un proyecto entra en esa fase en la que nunca parece que vaya a acabar.

Vía | Design Sponge
En Decoesfera |

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario