Sigue a

El mueble antes de pasar por el taller de Liz.

Hoy quiero que veáis esta transformación de una mesita auxiliar que presentaba un aspecto bastante viejo. El barniz estaba saltado en varios sitios, tenía muescas e incluso manchas de pinturas probablemente hechas durante alguna reforma de la casa donde estaba al principio. En Design Sponge tienen una sección donde ver el “antes” y el “después” de varios muebles, y este ha sido mi favorito, porque une el color a la recuperación de la madera inicial en la flor que se ve. Os cuento cómo podéis imitarla.

Lo primero de todo que tenéis que hacer es lijar bien el mueble para igualar todos los rayones y partir de una base común, porosa sobre la que sea más fácil trabajar. A continuación, os recomiendo que uséis un buen tapaporos para que el mueble no se “beba” toda la pintura que le echéis por encima. Ese es el momento de elegir la forma que queréis conservar de color madera y el color con el que se va a combinar.

El azul que veis en la foto bajo estas líneas me parece un poco atrevido, pero de ninguna manera me decantaría por el blanco para este trabajo, ya que lo he visto en demasiadas casas y tiendas de muebles como color por defecto. Pensad en el lugar de la casa donde vais a poner el mueble y combinadlo con el resto de la decoración, esa es la mejor forma de acertar.

El mueble viejo después de su restauración.

Por otro lado, haced el dibujo del diseño que permanecerá de “color madera” en papel. Intentad que sea una figura sencilla de calcar y, ya que estáis, que quede bonita. Pensad en los diseños de los vinilos para que entendéis el grado de sencillez necesario. Dibujadlo sobre un folio y luego “vaciad” la forma. Esto lo podéis hacer cómodamente con un cutter y teniendo cuidado, de manera que en el folio o cartulina os quede en vacío la figura que dejaréis sobre el mueble en color madera. Pegad el folio al mueble con cinta adhesiva en los bordes y usad cera sobre el dibujo que queréis que permanezca. La cera servirá de repelente a la pintura que aplicaréis después y evitará que se quede del mismo color. Si dais pocas capas de cera y el diseño os queda poroso, probablemente os quedará un diseño en un color un poco más claro que el del resto del mueble, así que pensad si eso lo haría más bonito y hacedlo como deseéis.

Por último, lo que os queda es pintar el resto del mueble del color elegido usando pintura especial para maderas. Preguntad en vuestra ferretería por una pintura que no pinte sobre cera (es decir, acrílica no os serviría) y cuando tengáis todas las capas secas, aplicad barniz.

Imágenes vía | Design*Sponge
En Decoesfera | Restauración

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios