Griferías electrónicas, cada vez más innovadoras y más adecuadas para nuestra casa

Síguenos

Grifería electrónica L90 de Roca

Aunque son más habituales en los espacios públicos, las griferías que funcionan con sensor de infrarrojos, de forma que el agua cae cuando colocas las manos bajo el grifo y deja de caer al apartarlas, son cada vez más usadas en el ámbito privado, debido sobre todo al ahorro de agua que se consigue con su instalación.

Las líneas toscas de las primeras griferías electrónicas han ido evolucionando y ya encontramos modelos depurados y muy adecuados para colocar en casa, como los nuevos L90 y M3 de Roca, que al ser además híbridos ofrecen la interesante posibilidad de usarlos a nuestro gusto, tanto en modo manual como automático.

Grifería híbrida de Roca modelo M3

Su funcionamiento permite regular el caudal de agua así como la temperatura según el modo de uso. En función del modelo estas regulaciones se consiguen mediante dos tecnologías diferentes: monomando o progresivo. En la versión monomando, se puede regular tanto la temperatura como el caudal, mientras que en la versión progresiva, la palanca permite regular la temperatura, con un flujo de agua constante. Además Roca incorpora el sistema “Cold Start” en las versiones progresivas de las griferías L90 y M3, potenciando aún más el ahorro energético, al iniciar su uso con agua fría.

Para el funcionamiento en modo automático todos los modelos disponen de dos opciones: alimentación a pilas, que permite una fácil instalación, o bien con red eléctrica. En todos los modelos la tecnología desarrollada permite su uso en modo manual por si se produce un fallo eventual en la alimentación eléctrica, ya sea porque las pilas se agotan o por un corte de red.

Como podéis observar en las imágenes L90 y M3 tienen dos estilos estéticos muy diferentes. Mientras que la M3, sobre estas líneas, es un modelo más clásico, la grifería L90, en portada, tiene un diseño más arquitectónico y geométrico en forma de “L” que se adapta mejor a los baños contemporáneos.

Generador de Geberit para griferías electrónicas

Geberit, por su parte, también cuenta con griferías electrónicas, los modelos 185 y 186 que, hasta la fecha, recibían la energía necesaria para su funcionamiento de la red eléctrica o de una batería.

Sin embargo la compañía suiza ha desarrollado una nueva solución: un pequeño generador instalado directamente en la llave de paso del grifo, que utiliza la presión del agua de la tubería para generar electricidad. Esta electricidad generada se almacena en una batería recargable, que sirve para suministrar la energía necesaria a los elementos electrónicos del grifo.

Una media de 80 segundos al día de uso del grifo genera la energía suficiente a la batería recargable, lo que equivale a unos 20 usos diarios. No obstante, el generador de corriente autónomo de Geberit está especialmente indicado para zonas públicas con una afluencia de visitantes de nivel medio-alto, como aeropuertos, estadios, escuelas, museos y lavabos de edificios de oficinas.

Otro punto interesante es que además, con el Generador Geberit, galardonado con un premio iF de diseño este año, se simplifica el trabajo de instalación ya que no necesita cables o tomas de alimentación eliminando por tanto el trabajo de coordinación y planificación entre electricistas y fontaneros.

Más información | Roca, Geberit
En Decoesfera | I-Sink de Teka, un fregadero muy particular
En Decoesfera | Auto-spout, economizador automático de agua
En Xataka Smart Home | Generador de corriente para grifos electrónicos

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario