Sigue a Decoesfera

Bañera de hidromasaje

Avanzamos un capítulo más en nuestro especial baños, esta vez atendiendo a los auténticos reyes del baño, las bañeras y las duchas, esos espacios muchas veces minúsculos, en los que nos despejamos o relajamos, y dejamos que nuestro cuerpo se renueve.

Cuando el espacio escasea, o solo se disfruta de un baño en la casa, hay que decantarse por una u otra, decisión que no siempre es fácil, y afanarse en su elección, pues son los elementos más grandes de la estancia, y además de imprimir carácter a esta, deben ser suficientemente cómodos para el aseo diario.

Ducha o bañera, la eterna cuestión

Escoger entre bañera o ducha es un dilema que todos hemos sufrido alguna vez. La respuesta se encuentra atendiendo a algunas preguntas respecto a cuál va a ser uso y quiénes van a utilizarlo.

Si tenemos niños en casa, lo más probable es que necesitemos una bañera durante varios años, ya que los pequeños gustan de darse baños a diario, ese momento les divierte y relaja a partes iguales, y a los padres nos cuesta mucho hacerles prescindir de un buen baño con espuma y juguetes.

Si no tenemos niños, tendremos que atender a nuestra afición por la inmersión en agua frente a a la económica y rápida ducha. Si hacemos memoria de cuándo nos hemos bañado o hemos echado realmente de menos un baño de espuma, empezaremos a tener claro si merece o no la pena instalar una bañera.

Si estamos ya en una edad avanzada, la respuesta es clara: ducha encastrada a ras de suelo, para evitar accidentes inoportunos y disponer de comodidad y seguridad a la hora de utilizarla.

Tipos de bañeras

Bañera antigua de hierro

Son varias las opciones que se pueden barajar a la hora de instalar una bañera en nuestro hogar. El modelo más solicitado es el de cubeta encastrada sobre un murete de albañilería, normalmente en acero esmaltado. Estas son las más económicas, perfectas si solo vamos a mantenerlas durante durante un tiempo y pensamos cambiar a ducha en unos años.

Las bañeras acrílicas también han ganado terreno en los últimos años. Algo más costosas, permiten salirse de las formas tradicionales, pudiendo modelarse con diseños modernos. Son algo más costosas que las de acero esmaltado, llegando a precios altos si se trata de modelos exclusivos o exentos.

Las bañeras exentas son solo aptas para grandes espacios en los que hay una ducha auxiliar, ya que no son cómodas para la dinámica diaria, quedando reservadas para largos baños de placer. Se pueden situar en el centro de la estancia, incluso como parte del dormitorio, aunque solo están al alcance de grandes proyectos de alto presupuesto, en los que los metros cuadrados no son un problema.

Las bañeras colocadas a ras de suelo o niveladas mediante escalones, precisan también de un gran espacio, además de una arquitectura un tanto singular que permita ciertas licencias.

Además de los materiales más habituales, como el acero o el acrílico, el hierro fundido esta presente en tinas antiguas de patas historiadas y elegante estampa. El mármol es otro de los materiales que da prestancia a este elemento, con suntuosos vasos tallados en este material, solo al alcance de bolsillos bien forrados.

Las bañeras de hidromasaje o jacuzzi, se han popularizado en los últimos tiempos, hasta el punto de que muchas promociones inmobiliarias las han incluido en sus memorias de calidades como un reclamo de lujo y calidad. Las hay en un amplio rango de precios y modelos, desde las encastradas hasta las exentas de gran tamaño.

Tipos de duchas

Ducha de ángulo

La ducha más utilizada es la de plato, un modelo que no requiere una instalación complicada, y cuyos básicos empiezan en un rango de precios muy asequible. Podemos encontrar platos de ducha de distintas formas y medidas: alargados, de hasta 120 cm, pensados para encajar en los huecos destinados sobre plano a las bañeras, cuadrados, de 80, 90 o 100 centímetros de lado, perfectos para colocar en esquina, o abandonando el ángulo recto por un borde redondeado en las mismas medidas.

En los últimos años, se están construyendo duchas de obra a ras de suelo, con un desagüe enterrado en el forjado y un superficie igual a la del pavimento del baño. Esta es una opción moderna y cómoda, ya que elimina barreras y resulta muy adecuada para casas en la que vivan personas mayores o con algún tipo de diversidad funcional.

Imágenes vía | Amigomac en Flickr, Fanáticos del Diseño y la Arquitectura en Flickr,
En Decoesfera | Tendencias en pavimentos y revestimientos para el baño

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario