Lo probamos: convierte tus fotos en cuadros con Dylarte

Sigue a Decoesfera

Convertir fotos en cuadros

Las fotos y cuadros personalizados en la decoración cada vez están más de moda. Aunque no siempre de forma acertada, lo que se lleva ahora es convertir las fotos en cuadros para darle un toque diferente a la estancia, ya sea con una foto hecha por nosotros o por un retrato con algún efecto llamativo (como el tan manido que imita al estilo de los cuadros de Warhol).

En Decoesfera hemos podido probar cómo es eso de convertir las fotos en cuadros gracias a Dylarte, que nos ha ofrecido una prueba de sus productos y que ahora voy a proceder a analizar.

A pesar de que la prueba es solo del servicio que ofrece esta empresa, espero que os sirva como ejemplo de lo fácil que es personalizar la decoración de casa con fotos propias sin gastar demasiado dinero.

Realizando el pedido

Una de las cosas más importantes a la hora de encargar una foto a través de internet es la interfaz de la página web donde debemos elegir de entre todas las opciones posibles la que más se adapte a nuestros gustos y necesidades.

Como se puede ver en el video, Dylarte destaca en dos aspectos fundamentales: el gran abanico de estilos y la fiabilidad y estabilidad de su página web, esto último para mi es de vital importancia, pues si la página se colgara de vez en cuando y nos pillara a mitad del proceso, sería un engorro volver a empezar.

Además de la gran cantidad de opciones de estilo disponibles, me gustaría destacar el hecho de que no se trata de simples filtros que se aplican automáticamente, sino que cada foto es tratada de forma individual por los diseñadores, para que el estilo se adapte perfectamente a las características de cada imagen.

Lo malo de esta individualización es que no podemos ver en el momento como quedaría nuestra imagen con el efecto aplicado y nos tenemos que conformar con ver la foto de muestra. Tal vez podrían implementar una especie de previsualización automática que aunque no reflejara fielmente el efecto final (que será mucho mejor), sí permitiera hacerse una idea del resultado.

Una vez escogido el estilo, debemos elegir entre los diferentes acabados posibles (lienzo con bastidor, lienzo, papel fotográfico y cojín) y también el tamaño que prefiramos. El precio final dependerá del efecto elegido, de acabado y del tamaño que hayamos elegido. Lo más económico es la foto sin retoques impresa en papel fotográfico, pero probablemente os sintáis más atraídos por los llamativos retoques y el acabado tan interesante que ofrece el lienzo.

El resto del proceso es igual que cualquier compra por internet, damos nuestros datos de envío y facturación y pagamos a través de alguna de las diferentes plataformas que ofrecen.

Convertir fotos en cuadros - el embalaje

Seguimiento del envío

Una vez realizado el pedido, se nos envía un e-mail de confirmación informándonos de que todo está correcto y del tiempo estimado que el cuadro tardará en llegar. En mi caso fue muy rápido, en apenas 24 horas mi pedido estaba saliendo hacia mi casa.

En principio, en otras 48 horas debía de estar disfrutando del cuadro en casa, pero un problema con la compañía de transportes hizo que la cosa se retrasara. No obstante, desde Dylarte se encargaron de resolver el asunto y antes de una semana desde que hice el pedido llegó a mi casa el cuadro perfectamente embalado.

El embalaje

Tal vez es algo que muchos no le deis importancia, pero un servidor se ha pasado media vida embalando y transportando cuadros de su querida madre y sabe lo que sufren durante el transporte, por lo que un buen embalaje protector es totalmente indispensable.

Convertir fotos en cuadros - el embalaje dos

Para cuidar el pedido del maltrato de los transportistas han colocado diversas capas de protección. Por fuera, unos refuerzos de cartón que protegen todos los cantos, especialmente las esquinas con una doble capa de cartón. Delante de cada cara del cuadro había también dos láminas de cartón para evitar golpes y rayaduras.

Una vez retirada la pseudo-caja de cartón, aún encontramos un envoltorio de papel morado a modo de regalo y después, el clásico plástico de burbujas para asegurarse que el cuadro llegue en perfectas condiciones.

¿Sirvieron todas medidas? Desde luego, y con mucho margen, pues el envoltorio de papel ni siquiera estaba arañado o rasgado en algún punto.

El cuadro

Convertir fotos en cuadros - el cuadro

Todo lo anterior no tendría sentido si una vez desembalado, la calidad de la foto impresa en el lienzo no fuera la deseada y estuviéramos ante un cuadro de baja calidad perfectamente embalado. Pero no es así, la calidad de impresión es excelente y el marco está montado a la perfección.

Como ya sabéis que soy un perfeccionista, podría sacarle dos pequeñas pegas. La primera, de poca importancia, es una ligerísima marca de impresión que apareció en una zona del cuadro y que se nota un poco cuando te acercas (en las fotos ni se percibe).

La segunda es que tal vez le pediría un poco más de textura al lienzo, que aunque parece un lienzo, pide ser un poquito más rugoso para que se asemeje más a un cuadro pintado con óleo y no a una foto impresa. Pero esto es pedir por pedir, el acabado es realmente magnífico.

Convertir fotos en cuadros - detalle

Conclusiones

En resumen, convertir tus fotos en cuadros con Dylarte es algo sencillo y rápido, lo más complicado es elegir la foto y decidirse entre todos los efectos disponibles. Lo demás es cosa de cuatro clics y sentarse a esperar a que el mensajero llame a tu puerta.

Por lo que respecta a los precios, varían mucho según el tamaño, el acabado y el estilo que escojamos, pero orientativamente van desde los 18 euros que vale la impresión más sencilla a más de 200 euros que cuesta la más grande y elaborada. El cuadro de las fotos mide 50 × 70 centímetros, tiene el acabado lienzo con bastidor y costaría 66,50 euros, aunque si hubiera puesto algún efecto en vez de la foto tal cual, subiría bastante de precio.

El cuadro aún no está en su lugar definitivo, pues se lo voy a regalar a las personas que aparecen en la foto, pero donde lo tengo colgado temporalmente luce muchísimo, dándole un empaque a la pared que no se puede conseguir con una foto enmarcada o un póster.

Vídeo | Youtube
Más información | Dylarte
En Decoesfera | Cuando comprar sartenes baratas sale caro

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario